La pregunta no es quién me dejará, si no quien me parará

La pregunta no es quién me dejará, si no quien me parará

Esta es una frase que me encanta de la escritora rusa Ayn Rand. Define muy bien mi impulso a no parar. 

No sé si te pasará como a mí, pero cuando me siento en el sofá, con los pies arriba, una taza humeante de café entre las manos y cierro los ojos, me imagino... viajando. Con la mochila a la espalda, yo sola, envuelta entre olores exóticos, gente de todos los colores, con esa mezcla de peligro, emoción, asombro y sobre todo... inmensa alegría. Cuando viajo no puedo dejar de sonreir, a veces es nervioso, pero siempre, siempre es por la emoción de algo nuevo. 

Pues eso, ¿quién me parará?

All comments

Leave a Reply